domingo, 7 de abril de 2013

Guía de Audición: Bela Bartok, Concierto para orquesta


Segunda entrega de las Guías de Audición. En este caso también dedicada a Bartok, su Concierto para Orquesta, obra cumbre de su autor y de todo el s. xx.
Como ya sabréis, esta obra fue un encargo de Serge Koussevitzky para la Boston Symphony Orchestra, que ayudó a Bartok en sus primeros momentos de estancia en América. Se trata de una obra muy asequible a la escucha, a pesar de ser una de sus últimas composiciones. Lo primero que nos sorprende es el título: un concierto suele ser una pieza sinfónica con uno o varios solistas, pero en esta obra no hay solistas, sino que prácticamente todos los miembros de la orquesta tienen ocasión de lucimiento, tanto individualmente como en grupo. Se trata de una obra espectacular, de gran lucimiento y virtuosismo para la orquesta, seguramente influida por el gran nivel de las orquestas americanas de la época.

La versión que he escogido es la de la Academy of St. Martin-in-the-Fields, con Neville Marriner. Es una versión que me gusta bastante: tal vez por tratarse de una orquesta de cámara, aunque ampliada para esta grabación, me parece que tiene mucha claridad en todas sus partes.
Por último, señalar que, exactamente como pasaba en el 4º cuarteto, la obra consta de 5 movimientos, agrupados de la misma manera, curiosamente: uno central, lento, con dos scherzos a sus lados y el 1º y el 5º en los extremos. No existen tantas relaciones entre ellos como ocurría en el cuarteto, pero no deja de ser curioso.

Si queréis seguir la música con la partitura, aquí la tenéis.

1º Movimiento, Introduzione.

Ejemplo 101

Violonchelos y contrabajos empiezan con una melodía suave, formada principalmente por intervalos de cuarta. Lo de las cuartas en toda la obra es como un leit-motiv. Ya veremos como aparece infinidad de veces, una vez ascendentes, otras descendentes, etc.
Inciso: un intervalo de cuartas es, por ejemplo, el formado entre las notas Do y Fa (Do –Re-Mi-Fa)
Cuando la melodía vuelve a la misma nota aparecen unos suaves trémolos en el resto de la cuerda, que se van haciendo gradualmente más disonantes para volver a su vez a la misma nota. Las flautas intervienen tímidamente, sin que se sepa muy bien dónde van.
Esto se repite por tres veces, con la diferencia de que en la melodía de los bajos cada vez hay más notas, y cada vez ligeramente menos lentas. Y siempre la melodía está compuesta de cuartas.



Ejemplo 102

Tras la tercera entrada aparece una melodía, por fin más confiada, de la flauta, que comienza por cuatro notas que más tarde darán lugar a la melodía  principal de toda la obra.

Ejemplo 103

La melodía de los bajos ya aparece en corcheas, bastante más rápida que al principio. Sobre ella aparecen las tres trompetas, que inician el tema antes esbozado por la flauta, con ligeras disonancias.

Ejemplo 104

De improviso, las cuerdas y las maderas atacan con la melodía principal, ya perfectamente formada, en forte, alcanzando el primer climax de este movimiento. Se trata de una melodía que, por su ritmo, parece como declamada: recuerda algo al lenguaje hablado, incluso se le podría poner letra…

Ejemplo 105

A partir de aquí los bajos y violas repiten incesantemente un ostinato de seis notas, cada vez más fuerte y rápido, que desembocará en el Allegro vivace.

Ejemplo 106

El primer tema está interpretado por los violines, con cortantes intervenciones de las maderas, trompas y resto de la cuerda. La inestablidad rítmica de este tema está conseguida por la alternancia de compases de diferente duración: dos compases de 3/8, uno de 2/8, etc., consiguiendo un ritmo característico, que Bartok llevaba usando en muchas de sus obras de inspiración rumana o búlgara.

Ejemplo 107

La segunda parte de este tema es mucho menos rítmica y más cantabile

Ejemplo 108

De repente, casi sin que nos demos cuenta, aparece en el trombón un tema nuevo, que más tarde dará mucho juego. Y enseguida, otra cambio de atmósfera: con un acompañamiento en quintas de las cuerdas, que nos suena algo arcaico, como medieval, el oboe comienza una extraña melodía que al principio está compuesta de tan solo dos notas.

Ejemplo 109

Comienza ahora un pequeño desarrollo con todos los temas expuestos, hasta llegar a un pequeño fugato en el que aparece el 2º compás del primer tema. Recordemos el tema:

Ejemplo 110

Por cierto, no me resisto a señalar que en este pequeño motivo de los violines aparecen de nuevo dos cuartas: La-Re Do-Fa. Otra vez las cuartas…

Ejemplo 111

Más tarde, tras otro interludio con diferentes melodías de las maderas, parece como si comenzara la reexposición del primer tema, pero surge el tema de los trombones de nuevo, esta vez convertido ya en una perfecta fuga.

Ejemplo 112

En mitad de esta fuga, nos aparece el tema de nuevo, pero en movimiento contrario. Recordemos que la imitación en movimiento contrario consiste en la repetición de un tema con los intervalos invertidos, como si estuvieran reflejados en un espejo.

Ejemplo 113

Tras esta fuga, reaparece súbitamente de nuevo el arcaico acompañamiento en quintas con la melodía, ahora interpretada por el clarinete. También señalar el curioso efecto que consigue, casi al final del ejemplo, cuando la 2ª arpa toca unos rasgueados en forte, con la indicación de Bartok de que deben ser hechos con algún objeto de madera o metal.

Ejemplo 114

Bueno, y el movimiento concluye con una última exposición del tema de los trombones, por parte de todos los metales, interrumpido por un unísono de cuerdas y maderas.

Y aquí tenéis el 1º movimiento completo:


2º Movimiento, Giuoco delle coppie


(juego de las parejas). Se trata de un verdadero tratado de orquestación, donde se va oyendo a todos los instrumentos de la orquesta, cada uno con su carácter, de una manera magistral. Al principio van entrando en parejas: 2 fagotes, dos oboes, 2 clarinetes, etc.

Ejemplo 201

Sobre el ritmo de un tambor sin cuerdas, verdadero hilo conductor del movimiento, aparece una melodía de los dos fagotes, que tocan las mismas notas en sextas.

Ejemplo 202

Toman el relevo los oboes, ahora en terceras

Ejemplo 203

Es el turno de los clarinetes, que crean un ambiente algo extraño: primero porque tocan con un intervalo de 7ª entre ellos, algo disonante, y también por el acompañamiento de la cuerda, con trinos, glissandi, armónicos. Es de señalar, en el 2º compás de su entrada, el efecto de ligera pérdida del ritmo conseguido por el empleo de un quintillo, junto con un ritardando. Parece como si, de repente, hubieran perdido el ritmo…

Ejemplo 204

Las flautas, en intervalo de quinta, creando una melodía extraña, como antigua, acentuada por las quintas que aparecen algo más tarde en las cuerdas de acompañamiento.

Ejemplo 205

Las cuerdas van creando una extraña atmósfera para las trompetas, que van tocando a una distancia de 2ª, bastante disonante, creando un frío ambiente, acentuado por el uso de las sordinas.

Ejemplo 206

De repente, con el hilo conductor del tambor, aparece un coral en trompetas, trombones y tuba (más tarde se añaden las trompas) que perfectamente podría haber firmado Bach o Gabrielli, por ejemplo. Un bonito contraste de un gran efecto.
Después de esto viene la reexposición de todas las entradas, pero ya no en parejas, sino con un acompañamiento más rico: en lugar de 2 fagotes son 3, los oboes son acompañados por los clarinetes en movimiento contrario, etc. Y el movimiento acaba como empezó, con el tambor solo, desvaneciéndose.

El 2º movimiento completo:


3º Movimiento, Elegía.


Ejemplo 301

Comienzan los contrabajos y timbales, cómo no, con el tema en cuartas, ahora descendentes (Fa#-Do#, Re#-La#), lentamente, y tras unas cuartas más ascendentes nos sumergimos en una rara atmósfera totalmente impresionista en la que, con los glissandi del arpa, los rápidos pasajes en legato de clarinete y flauta contestándose, aparece un oboe que, tras varios intentos, esboza una melodía triste y desolada, junto con notas aisladas del piccolo.

Ejemplo 302

Tras una pequeña transición, irrumpe con fuerza, casi con rabia y desesperación, el tema del 1º movimiento, ahora puesto en compas de 4 y orquestado mucho más brutalmente, por así decirlo.

Ejemplo 303

Esta melodía acaba bruscamente, y aparece otro motivo de transición que a mí me recuerda mucho a la Consagración de la Primavera, de Stravinsky (eso me lo acabo de inventar, pero por lo menos a mí me lo recuerda)

Ejemplo 304

Aparece ahora una melodía en las violas de marcado carácter húngaro, marcado “molto rubato”. ¿Tal vez nostalgia de su patria?. Luego, la melodía aparece en las maderas.

Ejemplo 305

Luego aparecerá de nuevo el tema principal del 1º movimiento, de nuevo en forte, llegando hasta el mismo límite de altura de los violines, y va descendiendo, cada vez más débil y más descompuesto, por decirlo de alguna manera. El último pasaje de los violines 1º y 2º es la pesadilla de todos los directores y violinistas de orquesta: está marcado para ser tocado en la 4ª cuerda, en un registro realmente incómodo, y encima la medida es realmente “puñetera”: quintillos (grupos irregulares de 5 notas) con ritardando, todas las notas arco abajo… es que lo tiene todo.
Tras eso aparece de nuevo, como reexposición, el tema de las cuartas en la cuerda grave, el fragmento “impresionista”, etc. con la melodía en el píccolo.

Ejemplo 306

La última vez que aparecen las cuartas, esta vez en los violines, lo hacen como en otro escenario, con una cierta idea de optimismo, resignación, podéis imaginar lo que queráis. Tras esto, el píccolo acaba el movimiento solo, desvaneciéndose.
¿Cuál podría ser la idea de este movimiento? Tal vez nostalgia de su país natal, una cierta desesperación, más tarde resignación.. no hay que olvidar que los años de Bartok en América no fueron los más felices, por lo menos al principio.

El 3º movimiento completo:



4º Movimiento, Intermezzo interrotto.

Ejemplo 401

Tras 4 notas de introducción, el oboe hace una melodía prácticamente formada por esas cuatro notas, con un ritmo formado por compases desiguales (2/4, 5/8, 2/4, 5/8…). Se trata de una melodía algo extraña, por la inclusión de la cuarta aumentada entre Mi y La#, intervalo algo inestable (el famoso tritono prohibido en tantas ocasiones)

Ejemplo 402

Aparece de repente un tema en las violas de carácter majestuoso, de nuevo ligeramente nostálgico, con una cierta tristeza (¿quién sino las violas para representarlo mejor?)

Ejemplo 403

Tras otra exposición de la primera melodía del oboe, de repente el ritmo se va distorsionando, poco a poco, apareciendo una banal melodía en el clarinete que nos “corta el rollo” totalmente. De ahí lo de Intermezzo interrotto. Esta melodía, originaria según parece de “La Viuda Alegre”, de Lehar, fue usada por Shostakovich en su 7ª sinfonía, en el tema de la invasión nazi:
Ejemplo 404

Todavía los estudiosos no se ponen de acuerdo sobre las intenciones de Bartok al incluir esta melodía para interrumpir el intermezzo. Está claro que la presenta de forma bastante ligera, con una intención sarcástica, sin duda, casi banal…

Acabada bruscamente la interrupción, el movimiento retorna con la melodía lenta de las violas, orquestada ahora con la cuerda aguda con sordina, acentuando todavía más la nostalgia. Y tras una pequeña cadencia de la flauta, acaba el movimiento.

El 4º movimiento completo:



5º Movimiento, Finale.


Se trata de un movimiento realmente de exhibición, virtuoso, donde brillan todas las secciones de la orquesta. Seguramente, Bartok quedaría impresionado del virtuosismo de las orquestas americanas de por aquel entonces, y les dio ocasión de lucirse.

Ejemplo 501

Tras una breve introducción de las trompas, las cuerdas, sobre un frenético acompañamiento en pizzicati de violas y chelos, van entrando con una especie de “moto perpetuo” de semicorcheas, entrando cada vez más grupos, hasta llegar al tutti con uno de los motivos que aparecerán durante todo el movimiento (minuto 0:37 del ejemplo). A partir de ahí la cosa transcurre por el mismo camino: semicorcheas vertiginosas, ritmos cambiantes, etc.

Ejemplo 502

Nos aparece ahora un fugato en las maderas, sobre el mismo tema que hicieron las trompas en los compases iniciales, y que no habían aparecido de nuevo.

Ejemplo 503

De nuevo Bartok nos muestra su dominio del contrapunto, al sacar el tema del fagot, pero ahora en movimiento contrario. Unos compases antes había aprecido en la flauta, pero al aparecer también en aumentación, era más dificil de apreciar. (el procedimiento de aumentación, como el de movimiento contrario, es otro tipo de imitación en la que los valores son más largos)

Ejemplo 504

Tras este pasaje, volvemos gradualmente a la velocidad inicial, ahora con una auténtica danza húngara, sobre la cual las trompetas enuncian un tema que más tarde se usará bastante (minuto 0:12 del ejemplo)

Ejemplo 505

Acabado el estrépito de la danza, tras una mágica transición a cargo de los acordes y los armónicos de los violines, aparece el tema de la trompeta, sobre el que Bartok escribe una fuga (minuto 0:09). El tema aparece ligeramente modificado, con algún que otro mordente, pequeños glissandi, etc. Ni que decir que el tema aparecerá, como de costumbre, también en movimiento contrario.
Tras eso, aparecen de nuevo las semicorcheas de las cuerdas del principio, a modo de reexposición, hasta llegar al tema en fortísimo que ya escuchamos la primera vez

Ejemplo 506

La cosa se va calmando poco a poco y entramos en el pasaje más fantasmagórico, por así decirlo, de la obra: un diseño descendente de las maderas aparece, cada vez más lento, hasta llegar a una especie de variación del diseño de semicorcheas del principio, pero ahora modificado a tresillos en legato, con sordina y sul ponticello. El efecto es realmente irreal. Sobre estos diseños aparece, aunque cuesta un poco distinguirlo, el tema de las trompas del principio (que luego tocó el fagot en el 1º fugato), ligeramente modificado por aumentación.

Ejemplo 507

De entre esa nebulosa en crescendo nos vamos acercando al final del movimiento. Nos aparece ahora el tema de las trompetas (de la 2ª fuga), pero ahora por aumentación (más lento), por encima de los vertiginosos diseños de la cuerda y maderas. Tras un virtuoso y atropellado fragmento, la obra concluye brillantemente.

Y el último movimiento completo:




No hay comentarios:

Publicar un comentario