lunes, 8 de abril de 2013

Guía de Audición: Beethoven, Cuarteto nº 3, op. 18 nº 3


El tercer cuarteto de Beethoven es también el tercero de su op. 18. Esta serie se enmarca dentro de primera época de Beethoven. Está escrito en la luminosa tonalidad de Re mayor, pero pese a ello, es uno de los más amables, con menos contrastes que sus compañeros. Destaca también por la igualdad en los cuatro instrumentos, en comparación con otros cuartetos en los que destaca el 1º violín.

Aquí la partitura.

1º movimiento, Allegro


Lo primero que hay que destacar es la forma en la que comienza el 1º tema: el 1º violín hace dos notas largas, separadas por un intervalo de séptima, y no es hasta el 3º compás que comprendemos que estamos en Re M, cuando sus compañeros hacen un acorde sostenido, mientras el 1º violín , con unas corcheas suavemente ligadas, completa el tema. Inmediatamente es tomado por la viola, pero a los dos compases es imitada en canon por el 2º violín, y dos compases más tarde, el 1º, que sigue con sus suaves figuraciones ligadas.
Ejemplo 101


Enseguida viene un motivo más rítmico (minuto 0:41 del ejemplo), aunque la cosa sigue dentro de una atmósfera bastante suave y amable.


El 2º tema, que tendría que estar en la dominante (o sea, una quinta superior, La M), es algo equívoco, porque no comienza en esta tonalidad, sino que es alcanzada  unos compases más tarde.
Ejemplo 102


La figuración que acompaña este 2º tema en el chelo, con sus escalas en corcheas en staccatto, es tomada por el 1º violín, que la aprovecha para ir modulando paulatinamente, cambiando una nota aquí y otra allí. Al final, las corcheas staccatto se convierten en corcheas ligadas, y llegamos a otro motivo de este 2º tema, que sorpresivamente está en Do M (minuto 0:19) del ejemplo. Este motivo, con sus síncopas acentuadas, tiene más pinta de 2º tema que el  real, por lo que la cosa es algo equívoca.
Enseguida, tras este inciso en Do M, volvemos a La M, donde nos quedaremos hasta el final de la exposición. A destacar las figuraciones de tresillos  ligados que van apareciendo en los cdos violines, imitándose en movimiento contrario (minuto 0:56 del ejemplo). Y, tras 4 acordes en forte, llegamos a la repetición da capo.

Tras la repetición, el desarrollo comienza con el 1º tema, pero en modo menor (Re menor). Inmediatamente aparece el motivo rítmico del comienzo, que aparece ahora en Si b M. La cabeza de este motivo es empleada para el desarrollo, pasando de instrumento a instrumento (minuto 0:26 del ejemplo)
Ejemplo 103


A destacar también las dos redondas del comienzo del 1º tema, iniciadas en forte por el violonchelo (minuto 0:40 del ejemplo). Esto ocurre en varias ocasiones.

Esto nos lleva enseguida a la reexposición (el desarrollo es realmente corto), y el comienzo del 1º tema surge casi disimuladamente, con el 2º violín, ayudado enseguida por el 1º
Ejemplo 104


En esta reexposición ya no aparece el motivo rítmico del principio, sino que enseguida llegamos al 2º tema, ahora en la tonalidad principal, Re M. (minuto 0:31 del ejemplo)
El motivo de las síncopas aparecerá de nuevo, ahora en Fa M (minuto 0:50 del ejemplo)

Y, bueno, prácticamente llegamos al final del movimiento, con apariciones varias del 1º tema y del motivo de las síncopas, de nuevo, en otras tonalidades, para acabar afirmándose en la tonalidad principal sin más conflictos.
Ejemplo 105


El 1º movimiento completo:



2º movimiento, Andante con moto


Se trata también de un movimiento compuesto bajo la forma sonata, pero con algunas peculiaridades curiosas en su construcción. Pero ya las veremos.

La tonalidad es Si b M. El primer tema aparece con la melodía del 2º violín durante 4 compases, mientras que al 5º compás cede el protagonismo a su colega el 1º violín, que lo interpreta una octava más aguda. El tema es muy bello y sereno.
Ejemplo 201


Viene después un puente en Do M (minuto 0:52 del ejemplo) que sirve de dominante para la tonalidad del 2º tema, Fa M (dominante a su vez de la tonalidad prinicipal, como tiene que ser). Este segundo tema (minuto 1:09 del ejemplo) contrasta grandemente con el primero: es mucho más ligero: me atrevería a decir que ligeramente jocoso, por sus notas cortas en staccato y los trinos del 2º violín. Pero inmediatamente, un poderoso unísono en Re b M nos “corta el rollo” y la cosa se pone más seria.

Bien, pues tras la exposición de los dos temas vendría el desarrollo, pero aquí Beethoven se salta todas las normas y pone la reexposición del 1º tema, dejando para más tarde el desarrollo.
Ejemplo 202


Así, tras un esbozo del 1º tema en Fa M, llegamos de repente a la reexposición del 1º tema en la tonalidad principal (minuto 0:19 del ejemplo), ahora completamente en manos del 1º violín, primero en el registro grave y luego en el agudo.

Y ahora Beethoven nos pone el verdadero desarrollo, en el que el 1º tema va pasando de instrumento a instrumento, y vamos modulando de tonalidad a tonalidad. No las señalaré todas, pero sí uno de los momentos en el que el tema aparece en el chelo, acompañado en movimiento contrario por el 1º violín (minuto 0:27 del ejemplo)
Ejemplo 203


Y ahora nos aparece el puente que apareció en el principio (minuto 1:23 del ejemplo), que nos lleva al 2º tema, ya en la tonalidad  principal del Si b M (minuto 1:41  del ejemplo)

Bien, una construcción curiosa, la verdad. Para terminar, tan solo destacaré una variación rítmica que tiene un efecto realmente dramático, y es la aparición, en dos ocasiones, de un ritmo de tresillos repetidos en todos los intrumentos:
Ejemplo 204


Y así, tras este efecto dramático, llegamos al final, de una forma serena, acabando en pianísimo

El 2º movimiento completo:



3º movimiento, Allegro


Beethoven no pone minueto, ni scherzo, pero el carácter parece ser más del segundo.
Estamos en Re M. A destacar un par de cosas: en varias ocasiones aparece un calderón, o suspensión, que parece hacernos dudar de hacia donde vamos (minuto 0:13 del ejemplo). Y también un pasaje de imitaciones que aparece en todos los intrumentos, seguidas de un pasaje con los acentos fuera de sitio.(minuto 0:31 del ejemplo)
Ejemplo 301


Lo que sería el Trio aparece señalado como “minore”, y en efecto, es una sección en Re m. En ella, los dos violines intercambian sus pasajes ligados de corcheas
Ejemplo 302


Este Trio es realmente corto, y vuelve la repetición de lo que sería el Scherzo. Aunque no es una repetición indicada ni literal, es ligeramente diferente: aparecen frases en una octava más aguda que al principio.

El 3º movimiento completo:



 4º movimiento, Presto


La primera dificultad con la que me encuentro en este movimiento es que ya puedo hacer todos los esfuerzos que pueda, pero me recuerda inevitablemente a otra música. He aquí el Beethoven:
Ejemplo 401


Y aquí la otra música en cuestión:
Ejemplo 402


Y no lo puedo evitar, me es muy difícil desligar ambas músicas. Es como en el Concierto de piano nº 1, cuando a mitad del último movimiento aparece el Tico-Tico… ya sabéis a lo que me refiero…

Bueno, perdonadme todo esto, ahora más en serio. El movimiento está en Re M, de nuevo, y tiene un alegre ritmo que recuerda a una Tarantella. Otra cosa curiosa es que de nuevo está en forma sonata, como el 1º y 2º movimientos.

El 1º tema ya lo habéis escuchado, pero lo vuelvo a poner. A destacar una segunda idea muy interesante, que aparece más tarde, por el minuto 0:25 del ejemplo
Ejemplo 403


El 2º tema aparece en la dominante, o sea, La M. Tras ser expuesto por el 1º violín, luego está repartido entre éste y el chelo
Ejemplo 404


La verdad es que no está tan fuertemente contrastado con el primer tema, pero claro, en un ritmo tan marcado, las diferencias son mínimas

Bien, como de costumbre, viene una repetición de toda la exposición, y a la segunda vez comienza el desarrollo. Veremos un pasaje contrapuntístico donde aparece un fugato con un comienzo característico.(Minuto 0:10 del ejemplo)
Ejemplo 405



Como otra cosa destacable, en este mismo desarrollo vemos un pasaje que podría haber firmado perfectamente Mendelssohn:
Ejemplo 406


Bien, por no hacerme el pesado, en la reexposición aparecerán el 1º y 2º tema en Re M, y a destacar el final, en pianísimo, cuando parece que esperemos un acorde final en forte, Beethoven nos deja con las ganas.

El 4º movimiento completo:



No hay comentarios:

Publicar un comentario