lunes, 8 de abril de 2013

Guía de Audición: Beethoven, Cuarteto nº 2, op. 18 nº 2


Bien, vayamos por el Cuarteto nº 2 de Beethoven, que es el 2º de su op. 18. Un cuarteto muy diferente al anterior, mucho menos serio, más galante. En particular, sus últimos dos movimientos podían haber sido firmados por Haydn sin ningún problema. Como en el anterior, la versión es del Alban Berg Quartett

Aquí, la partitura.

1º Movimiento: Allegro


Lo primero que me llama la atención de este 1º movimiento es el tempo. Pone “allegro”, pero a causa de las pequeñas figuraciones en fusas y, más tarde, tresillos de semicorcheas, la velocidad no puede ser muy elevada. Así pues, en realidad suena como un Allegro moderato o así.

El cuarteto está en Sol mayor, y el primer movimiento, cómo no, en Forma Sonata. El primer tema es muy original: está fragmentado en tres partes, separadas por silencios: en primer lugar, una negra y unas veloces fusas ligadas. Tras el silencio, la respuesta con unos ritmos fuertemente punteados. Y es en la tercera parte cuando ya se completa el tema de una manera más, por así decirlo, convencional. Todo esto se desarrolla en piano, y enseguida se repite todo, pero comenzando en forte. Hay que señalar que la repetición, en realidad, no es tal: Realmente se mantienen las armonías y las figuraciones de notas, pero las notas en sí son muy diferentes. Por ejemplo, los ritmos punteados, al principio son descendentes, y en la repetición, ascendentes. Pero al mantenerse el ritmo y las figuras, da la impresión de una nueva enunciación del tema, en lugar de ser una idea nueva.
Ejemplo 101


Inmediatamente después aparece un breve pasaje modulante en unísono que nos lleva enseguida al segundo tema. A destacar de nuevo el empleo de los silencios. El segundo tema, en la dominante, Re M, aparece enseguida (minuto 0:20 del ejemplo). El tema aparece en el 1º violín e inmediatamente es repetido una octava más grave por el 2º violín, mientras el primero lo adorna con unas escalas en semicorcheas. Acabado este 2º tema hay un breve pasaje en Si menor, y tras la vuelta a Re M, unos tresillos que van apareciendo por turnos en los dos violines, nos lleva a la repetición, acabando con lo que sería la tercera parte del 1º tema (minuto 1:19 del ejemplo). Se repite toda la exposición.

Tras repetirse, y llegados al mismo sitio, el desarrollo comienza exactamente con el mismo pasaje, pero en Re menor, y tras usar el unísono que se usó en la exposición, para modular, llegamos en el minuto 0:32 del ejemplo al tema, pero en Mi b M. Tonalidad bastante lejana de Sol M, dicho sea de paso. Enseguida (minuto 0:39 del ejemplo) llegamos a uno de mis pasajes preferidos: sobre un acompañamiento con los ritmos punteados del comienzo, a cargo del violonchelo, el 1º violín y la viola (luego aparecerá en otros instrumentos) hacen un nuevo tema que consigue unos retardos y disonancias realmente bonitas, como algo arcaicas. Un trabajo contrapuntístico muy elaborado, sin llegar a ser un fugato.
Ejemplo 103

Y prácticamente ya estamos en la reexposición. Este movimiento es realmente concentrado, tiene poco desarrollo. A destacar lo que parece una entrada falsa de la reexposición en el violonchelo, (minuto 0:16 del ejemplo), cuando en realidad la reexposición se produce unos compases después. (minuto 0:21 del ejemplo). Esta aparece en el 1º violín, imitado en canon por el 2º un compás más tarde
Ejemplo 104

El segundo tema aparece, como está mandado, en la tonalidad principal, Sol M, en esta ocasión a cargo del 2º violín
Ejemplo 105

Y, prácticamente, el movimiento acaba. Tras tres suspensiones sobre un acorde, el tema es vuelto a tocar, completo, pero esta vez para acabar en pianísimo.
Ejemplo 106

Aquí tenéis el 1º movimiento completo:


2º Movimiento: Adagio cantabile


Se trata de un movimiento escrito en forma de lied, A-B-A, con la particularidad de que las partes extremas son un Adagio y la parte central está en Allegro.
La tonalidad es Do M, y el tempo es muy, muy lento. La causa, de nuevo, está en las figuraciones que irán apareciendo más tarde, en fusas y semifusas, ornamentaciones que quedarían ridículas a un tempo más rápido. A destacar, por mucho que les pese a los otros instrumentos, la supremacía de la melodía del 1º violín, realmente bellísima y muy imaginativamente ornamentada más tarde:
Ejemplo 201

Destacaría las dinámicas: todo transcurre dentro del piano, e incluso, cuando hay algún crescendo, Beethoven se encarga de contrarrestarlo con piano súbito inmediatamente, un rasgo distintivo de toda su música. Por ejemplo, en el minuto 1:09 del ejemplo.

La parte lenta resuelve con unas semicorcheas, de manera que el movimiento podía haber acabado perfectamente aquí. Pero Beethoven se encarga de darle continuidad utilizando el mismo diseño de semicorcheas, pero en allegro, para comenzar el fragmento central:
Ejemplo 202

Este fragmento central, que está en Fa M (subdominante de Do M) está caracterizado por el movimiento continuo en semicorcheas por entre los cuatro instrumentos, con unas articulaciones realmente curiosas: algunas notas ligadas, otras sueltas… A destacar que a veces aparecen imitaciones en movimiento contrario (subiendo en lugar de bajando).

El fragmento central acaba bastante repentinamente con el acorde de 7ª de dominante, con lo que la reexposición del fragmento lento queda asegurada sin sorpresas.
Ejemplo 203

En esta ocasión es el violonchelo el que tiene ocasión de lucirse, pues a él va encomendado la melodía. Pero la dicha le dura apenas 6 compases, ya que el violín 1º vuelve a erigirse como  la parte más importante. (minuto 0:43 del ejemplo). A destacar, de nuevo, la espléndida ornamentación de la parte del violín 1º. No olvidemos que Beethoven era un genio en lo de las variaciones y las ornamentaciones y transformaciones de las melodías. En esta ocasión, el 1º violín tiene que tocar semifusas, figuración bastante rápida, pero que, debido al tempo bastante lento, no dan impresión de virtuosismo, sino de una gran libertad, casi improvisatoria (minuto 0:58 del ejemplo).

Y el movimiento acaba plácidamente como acabó la primera parte, con el diseño de semicorcheas idéntico.

El 2º movimiento completo:



3º Movimiento, Scherzo. Allegro.


Si nos dicen que este movimiento es de Haydn, nos lo podríamos creer sin grandes problemas. Un diseño juguetón y saltarín circula entre los dos violines.
Ejemplo 301

Durante todo el scherzo se respira buen humor, todo es alegre y divertido. Todo lleno de diálogos y guiños entre los instrumentos.

Y el trio, tras una introducción algo más solemne, en su segunda sección nos lleva de nuevo al ambiente más galante, con los ligeros tresillos del 1º violin, que nos recuerdan a algún divertimento de Mozart (minuto 0:13 del ejemplo).
Ejemplo 302

A destacar que, tras el final de esta segunda sección del trio (con unos difíciles y ligeros arpeggios ascendentes del 1º violín, minuto 0:07 del ejemplo), la vuelta al scherzo no se produce de golpe, sino a través de un pasaje de puente con el ritmo del principio.
Ejemplo 303

El 3º movimiento completo:


4º Movimiento, Allegro molto quasi Presto


Pues seguimos en este ambiente jocoso y divertido que, la verdad, poco se suele asociar al malhumorado Beethoven. Se trata de un movimiento en forma sonata, de nuevo. El primer tema lo comienza el violonchelo en solitario, como una pregunta, y es contestado por los cuatro cinco compases después. Esto se repetirá en varias ocasiones, formando un tema gracioso y muy simétrico en su estructura.
Ejemplo 401

Al final de este tema aparece de nuevo un pasaje chispeante que recuerda al scherzo (minuto 0:19 del ejemplo)

Y, tras un pequeño puente modulante, aparece enseguida el segundo tema, en la dominante, Re M.
Ejemplo 402

Este segundo tema, que mezcla las síncopas con rápidos diseños de cuatro semicorcheas, acaba con un diseño de negras descendentes, imitadas en canon al compás siguiente, que más tarde se utilizará mucho (minuto 0:14 del ejemplo)

Tras una nueva entrada del 1º tema en Re M algo más desarrollado (comienzo del ejemplo siguiente), aparecen de nuevo el diseño de negras descendentes, pero en esta ocasión separadas y en forte, para acabar “comprimiendose” en corcheas. Así llegamos a una parada sobre el acorde de 7º de dominante. (minuto 0:21 del ejemplo)
Ejemplo 403

Este acorde tendría que resolver naturalmente en Sol M, pero de nuevo Beethoven nos sorprende con un rasgo de humor, comenzando el tema en una tonalidad alejada, Mi b M.

Me gustaría destacar que, cuando hablo de humor en la música, de música “divertida”, “jocosa”, etc., hay que entenderlo en sus justos términos. Habrá gente que lo escuche y no le produzca ni la más mínima gracia todo este humor. En este tipo de música, lo del humor tiene que ser entendido como lo inesperado, algo que nos sorprende: una entrada en una armonía nueva, cuando esperamos otra, por ejemplo. Que nadie espere reírse a carcajadas con estas cosas…

Volviendo al tema, tras un breve pasaje modulante, el 1º tema es expuesto de nuevo en Do M, para ir modulando y acercarnos a lo que “huele” a reexposición. Tras un pasaje en el que todos los instrumentos van intercambiando sus diseños de corcheas, a veces ascendentes, otras descendentes (minuto 0:11 del ejemplo), llegamos de nuevo al diseño de las negras ligadas (minuto 0:25 del ejemplo), que nos llevan hacia una nueva suspensión.
Ejemplo 404

Ahora vendría de nuevo la reexposición, pero otra vez nos vamos a tonalidades lejanas, en este caso La b M, (minuto 0:32 del ejemplo), y tras un nuevo calderón, ahora sí el violonchelo consigue traernos “a casa”, a Sol M, para tocar el 1º tema. (minuto 0:53 del ejemplo)

La reexposición ya funciona sin problemas, con ambos temas, el 1º y el 2º en la tónica, y los episodios paralelos a los ya comentados.
Hacia el final, como una especie de coda, Beethoven nos reserva la última pequeña sorpresa. Tras otro calderón, se toca el tema pero en Do M. (minuto 0:12 del ejemplo). Pero, como si se lo hubiera pensado mejor, volvemos enseguida a Sol M y así acaba el movimiento, con un tutti casi orquestal.
Ejemplo 405


En resumen, un cuarteto muy diferente al anterior, un Beethoven al que no estamos acostumbrados, cuando pensamos en sus sombrías y sesudas composiciones. Una composición deliciosa y fácil de escuchar. Espero que la disfrutéis.

El 4º movimiento completo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario