lunes, 8 de abril de 2013

Guía de Audición: Beethoven, Cuarteto nº 4, op. 18 nº 4


Este cuarteto es uno de los preferidos de mucha gente, por lo menos en este grupo de 6 cuartetos “juveniles”. Y hay varias razones. Una de ellas es la tonalidad, Do menor, una tonalidad algo sombría y oscura, que en manos de Beethoven se convierte en momentos en algo tormentosa. Es el Beethoven que todos imaginamos: tormentoso, algo violento y tosco…

Aquí tenéis la partitura.


1º Movimiento, Allegro ma non tanto.


El primer tema aparece en el violín, sobre un obsesivo acompañamiento del violonchelo y con acentos de sus dos compañeros. La melodía recorre una gran parte de la tesitura del 1º violín, comenzando en lo más grave y acabando bastante agudo.
Ejemplo 101


Se trata de una melodía algo ansiosa, en la que parece que se quiere desligar de sus compañeros, ascendiendo compás a compás trabajosamente. Y todo se termina bruscamente en el minuto 0:21 del ejemplo, con unos ásperos acordes de los tres instrumentos inferiores, contestados por el 1º violín.


Tras el acorde conclusivo que hemos escuchado al final del ejemplo anterior parecería que hemos llegado al 2º tema, pero tenemos todavía dos intentos de una especie de puente del que, finalmente, en el minuto 0:14 del siguiente ejemplo, emerge el 2º tema propiamente dicho, en esta ocasión tocado por el 2º violín:
Ejemplo 102


En el minuto 0:27 este segundo tema es repetido por el 1º violín, en octavas con la viola. Por cierto, este segundo tema está en Mi b M, la relativa mayor de la tonalidad principal, como está mandado.

Realmente este segundo tema no es nueva música: si recordamos, su comienzo, con la sexta ascendente y el mismo ritmo apareció ya en la segunda sección del 1º tema. Dejadme enseñaros los dos temas juntos en un montaje algo chapucero. Primero el 2º tema y a continuación el fragmento del 1º tema:
Ejemplo 103


Tras ese 2º tema aparece un tercer motivo bastante interesante, con unos acentos fuera de sitio que le dan un buen sentido rítmico (minuto 0:07 del siguiente ejemplo)
Ejemplo 104


Y así llegamos a un momento en el que Beethoven lo interrumpe todo con un unísono de los cuatro instrumentos haciendo unas negras cortas en pianísimo, interumpidas por ásperos acordes en dos ocasiones (minuto 0:36 del ejemplo).
Y así llegamos a la repetición de toda la exposición.

Una vez hemos repetido y llegados al mismo sitio, los acordes nos llevan a Sol m, donde comienza el desarrollo.
Ejemplo 105


De nuevo es el 1º violín el que tiene la responsabilidad de enunciar el 1º tema, pero esta vez en un registro agudo en su totalidad, y acompañado por las incesantes corcheas de sus colegas. Llega después un momento en el que el violonchelo intenta de nuevo comenzar el tema en dos ocasiones, contestado (o interrumpido) por el 1º violín (minuto 0:26 del ejemplo). Más tarde los papeles se invierten, es el violín el que lo intenta, interrumpido por el chelo.

Toda esta sección queda finalizada por los violentos acordes que ya aparecieron antes, y de los cuales emerge con algo de esfuerzo el 2º tema en el violonchelo (minuto 0:07 del siguiente ejemplo), en un registro bastante agudo para el instrumento.
Ejemplo 106


Todo esto en la tonalidad de Fa M, como un oasis en todo este tormentoso desarrollo. Dura poco esta sensación, porque en el minuto 0:26 es el 1º violín quien retoma el 2º tema, pero esta vez en Fa m, con lo que el ambiente se oscurece un poco.
En el minuto 0:35 del ejemplo anterior llegamos a un momento inesperado: por encima de un acompañamiento en veloces semicorcheas repetidas en pianisimo tocadas por 2º violín y viola, el 1º violín y el chelo van dialogando en la tonalidad de Sol M, hasta llegar a la reexposición en Do m, al final del ejemplo. Recordad que Sol M es la dominante de Do m, con lo que el enlace es de lo más natural.

La sección de ásperos acordes en esta reexposición se ve amplificada: el 1º violín lucha una y otra vez con sus tres compañeros, hasta que al final, exhausto, llega a poder hacer el 2º tema en la tonalidad principal, según las reglas de la forma sonata (minuto 0:23 del ejemplo siguiente):
Ejemplo 107


A resaltar que este segundo tema aparece en Do mayor, en lugar de Do m. El efecto es bastante más luminoso, de esta manera.

Y llegamos de nuevo al episodio con el unísono de notas cortas que ya apareciera antes. Todavía estamos en Do M, pero Beethoven, cambiando una nota aquí y otra allí, nos vuelve de nuevo a la tonalidad menor, acabando así el movimiento de manera implacable, sin ninguna concesión.
Ejemplo 108


Aquí tenéis el 1º movimiento completo:



2º movimiento, Scherzo. Andante scherzoso quasi Allegretto.


Pues sí, en realidad este cuarteto no tiene movimiento lento. O si lo tiene tendrá que ser éste. Se trata de un movimiento muy distinto al anterior y a los siguientes. Está en Do mayor, y se trata de un movimiento ligero, gracioso incluso, y con un marcado carácter contrapuntístico, a pesar de guardar alguna relación con la forma sonata.
Ejemplo 201


Comienza con un fugato, en el que el 2º violín toca un diseño característico de corcheas repetidas, seguido por unas semicorcheas descendentes. Lo curioso de este fugato es la forma en que van entrando los sucesivos instrumentos: el 2º violín toca 5 compases solo. Luego entra la viola, pero a los 4 compases entra el 1º violín, y 3 compases más tarde entra el chelo: 5, 4, 3. Es como un stretto, el siguiente comienza antes de que el anterior haya acabado, algo bastante inusual en el comienzo de una fuga o fugato. A destacar también la dinámica: todo transcurre en un pianisimo general, con ligeros sforzandi aquí y allá, pero dentro del matiz general bastante suave. Tan solo al final se llega a incrementar la dinámica.

Después del acorde conclusivo con el que terminó el ejemplo anterior se producen unas entradas en canon de los cuatro instrumentos, a distancia de compás, tras las que llegamos al 2º tema (minuto 0:12 del ejemplo siguiente)
Ejemplo 202


Durante este episodio se producen diálogos entre los 4 instrumentos, siempre con notas cortas y con un matiz muy contenido.

Se produce la repetición completa de la exposición, y tras ella llegamos a lo que sería el desarrollo de esta forma sonata en miniatura: tras otras entradas en canon de los tres instrumentos superiores, interrumpidas por silencios en dos ocasiones, llegamos a un episodio algo más afirmado, con un fugato algo más ordenado donde los instrumentos van entrando a distancia de dos compases y en forte (minuto 0:15 del ejemplo siguiente).
Ejemplo 203


Ahora viene un delicioso episodio que recuerda a un vals o landler (minuto 0:25 del ejemplo), seguido por otro momento que contrasta por las corcheas algo más largas (minuto 0:38), un episodio modulante que nos llevará a la reexposición.

Ejemplo 204


Esta reexposición se produce de una manera magistral: mientras el 1º violín continúa haciendo sus corcheas largas, el 2º violín aparece como sin avisar, enunciando el 1º motivo con sus corcheas cortas. Pero eso no es todo: acompañando a este motivo, el violonchelo hace un nuevo diseño de semicorcheas, y la viola lo enriquece con un nuevo diseño chispeante de notas punteadas. Y estos diseños van apareciendo sucesivamente en los otros instrumentos.Todo un derroche de imaginación y buen humor. Y así acaba este delicioso movimiento.

2º movimiento completo:




3º movimiento, Menuetto.

Aunque pone Allegretto, se suele tocar bastante rápido.
Volvemos a Do menor y al ambiente algo complicado del 1º movimiento. De nuevo es el 1º violín el encargado de llevar la parte principal, y de nuevo comenzando desde lo más grave de su instrumento. Aparecen acentos fuera de tiempo que parecen desequilibrar un poco el asunto:
Ejemplo 301


El Trio es bien distinto. Está en La b M, una tonalidad mucho más plácida. El 1º violín, a pesar de llevar la parte más virtuosística, con tresillos repetidos, se limita a un simple acompañamiento, mientras que sus tres colegas dialogan educadamente con un diseño muy simple.
Ejemplo 302


A destacar la indicación de Beethoven antes de la vuelta al Minueto: “La seconda volta si prende il Tempo più Allegro”, indicación que a menudo es ignorada, como en esta versión…

3º movimiento completo


4º movimiento. Allegro.


Se trata de un Rondó. De nuevo en Do m. Y de nuevo es el 1º violín el que lleva la parte melódica, sobre un simple acompañamiento de sus colegas. Y de nuevo destacaré la dinámica, en piano y con crescendi a forte en tan solo un compás, una dinámica algo extrema en poco espacio de tiempo.
Ejemplo 401


Para compensar, en el primer episodio la parte melódica está a cargo del 2º violín, y el estilo es muy diferente al estribillo: cantabile y más amable. Estamos en La b M, de nuevo.
Ejemplo 402


Vuelta al estribillo. A destacar que en la repetición todos los instrumentos cambian sus figuraciones a corcheas, unificando el ritmo (minuto 0:07 del ejemplo siguiente)
Ejemplo 403


Tras este estribillo, aparece el 2º episodio, en Do M, con entradas escalonadas de los cuatro instrumentos, de grave a agudo.
Ejemplo 404


Aparece de nuevo el estribillo, con alguna variación, y nos encontramos con un momento en el que parece que el 1º violín se va a “arrancar” con una cadencia, tras un pasaje de arpegios (minuto 0:10 del ejemplo siguiente)
Ejemplo 405


En su lugar, el 2º violín vuelve a tocar el 1º episodio, en este caso en Do M

Y, para finalizar, tras otro pasaje cadencial, se produce lo que sería la coda, que es la repetición del rondó pero en prestisimo, de forma que, de una manera imparable, el movimiento concluye de nuevo sin ningún respiro.
Ejemplo 406


Y el 4º movimiento completo:



4 comentarios: